Cómo actúan las empresas de trabajo temporal

La empresa de trabajo temporal, en primer lugar, estudia las necesidades y características del puesto a cubrir temporalmente en la empresa usuaria.

Inicia el proceso selectivo entre los candidatos, eligiendo al trabajador más idóneo según las necesidades y características del puesto.

El trabajador es dado de alta en la Seguridad Social por la ETT y comienza a prestar sus servicios en la empresa usuaria, quien a su vez se responsabiliza de la integración del trabajador en su organización y de evaluar su desempeño o funciones dentro de la misma.

Las ETT también forman a los trabajadores para que estos puedan prestar sus servicios en las empresas usuarias. Estos cursos son gratuitos.

Cada trabajador puede dejar sus datos y su currículum en tantas ETT como quiera. A la hora de firmar el contrato, el trabajador debe saber que la letra pequeña es importante. Debe tener en cuenta que el contrato ha especificar el motivo de contratación, así como su duración máxima.

Son nulas aquellas cláusulas que prohíban la incorporación a la plantilla de la empresa usuaria del trabajador que se está trabajando cuando finalice el contrato. Se puede firmar de mutuo acuerdo con la ETT un pacto de permanencia, y si hay una incorporación a la empresa cliente bajo incumplimiento, se deberá indemnizar por daños y prejuicios a la ETT.